Viaje a Marruecos. Tour desierto y Marrakech

Hola a todxs! ¿Qué tal? Hoy os traigo un post muy especial, se trata del viaje que hice la semana pasada a Marruecos con mi mejor amigo y sólo puedo resumirlo en una palabra: increíble. Muchos visteis ya en mi Instagram @albamoonblog las fotos que fui subiendo y los instastories y me habéis preguntado un montón acerca de qué me pareció, dónde cogí el tour al desierto, cuántos días estuve, que os dé algunos consejos, etc.. y quiero explicarlo todo, daros trucos y mi percepción, espero no dejarme nada y aclararos todas las dudas. Tenía muchas ganas de visitar este país porque lo tenemos tan cerca y a la vez es todo tan diferente… además me gustan mucho las decoraciones árabes, está todo cuidado al mínimo detalle con mosaicos, el suelo, las paredes, el techo…

Decidimos ir 6 días y 5 noches. Son muchos días para visitar una ciudad como Marrakech pero queríamos hacer un tour al desierto de Merzouga que se encuentra a unos 500km de Marrakech y por tanto los tours son de 3 días como mínimo. Luego os hablo más detalladamente del tour…

DÍA 1

Si coges los vuelos a Marrakech desde España con antelación salen genial de precio, puedes conseguirlos incluso por 50€ ida y vuelta. El caso es que llegamos al aeropuerto sobre las 15:00 y para ir a la Riad necesitas o autobús (la opción más económica) o taxi. Una vez que llegas a Marrakech tienes que cambiar el chip por completo, allí todo se regatea, y lo primero el taxi. Os dirán un precio muy alto pero que no os cobren más de 150 dirham (unos 14€) por llevaros a la plaza de Yamaa el Fna, la plaza principal.

Nos alojamos en el Riad Hadda que estaba situado en el casco viejo de la ciudad a unos 15 minutos andando a la plaza. Os aconsejo que el Riad lo cojáis lo más cerca del centro posible (cerca de la plaza de Yamaa el Fna) porque de día se puede ir andando perfectamente pero de noche puede ser más difícil y peligroso. Las calles son muy pequeñas y de noche no hay mucha luz por lo que puedes perderte, te pueden robar, etc… Una cosa muy curiosa es que los Riad por fuera son una puerta minúscula, casi sin señalizar y cuando entras son auténticos oasis dentro de todo el caos que son las calles de Marrakech. Casi todos tienen un patio central con una piscina o fuente y están decorados con flores. Me recordó mucho a los patios antiguos andaluces. Nos recibieron en el Riad con té moruno que está riquísimo, tenéis que probarlo, aunque no es muy difícil encontrarlo porque siempre te lo ofrecen en señal de bienvenida en cualquier lado.

Riad Hadda

Riad Hadda

Ese mismo día estuvimos viendo la famosa plaza de Yamaa el Fna, dónde puedes encontrar de todo, desde comida, los famosos encantadores de serpientes, puestos para comprar, gente bailando y tocando música, puestos de especias, etc… pero os aconsejo que si queréis comprar lo hagáis mejor en las afueras de la plaza porque la calidad va a ser mucho mejor. Más adelante os cuento algunos consejos para regatear que debéis saber antes de comprar. También fuimos a ver la mezquita de Kutubía pero no se puede ver por dentro porque está reservada a musulmanes, pero por fuera es preciosa. Nosotros la vimos al atardecer y os lo recomiendo porque la luz era mágica.

Mezquita de Kutubía

El primer día lo resumo como impactante. Vas andando por las calles y hay tanto caos, tanto movimiento y ves cosas tan diferentes que parece que estás en una película. Esa misma noche cenamos por la plaza, que se pueden encontrar sitios a muy buen precio y la comida está muy rica. Al día siguiente nos esperaba un viaje muy largo: el tour al desierto de Merzouga.

DÍA 2

El tour lo cogimos desde Madrid en la web www.morocco-desert-merzouga.com, que es una agencia de allí. Nos salió bastante bien de precio, los 3 días 100€/persona incluyendo desayunos y cenas, el viaje en minibus con un grupo de unas 10 personas, los guías, 1 noche en hotel, 1 noche en el desierto y montar en dromedario ida y vuelta. Os va a salir mucho mejor de precio si lo contratáis con una agencia de allí o directamente en Marrakech que si lo cogéis en una agencia de España. En la misma plaza hay un montón de puestos dónde lo puedes contratar.

El minibus nos recogió a las 7:30 de la mañana. Fuimos por las montañas Tizi n’Tichka disfrutando de unas vistas increíbles. Paramos a comer y a visitar la famosa ciudad fortificada de Ait Ben Haddou, nombrada patrimonio mundial y famosa por las películas que se han rodado allí como Gladiator o La Momia. Estuvimos con un guía que nos explicó la historia de la ciudad, nos llevó a la zona antigua, que es la parte de la fortaleza y está separada de la zona nueva por un río, que lo cruzamos a través de unos sacos de tierra. Pudimos ver de cerca esas casas formadas por adobe que parecen que salen de la tierra y contemplar las espectaculares vistas.

Ait Ben Haddou

Pasando el puente de sacos de tierra en Ait Ben HaddouAit Ben Haddou

Garganta de Todra

Pasamos por Ouarzazate, continuamos por el Valle de Rosas y nos dirigimos a las Gargantas de Todra que son unos cañones rocosos de una piedra naranja rojiza. El agua que llevaba el riachuelo era cristalina y daban ganas de pegarse un baño y además el tiempo acompañaba bastante. Para finalizar el día nos dirigimos al Valle de Dades justo al atardecer y el color de la roca se veía preciosa. Después nos llevaron al hotel, situado en el Valle de Dades y nos hicieron una cena espectacular con ensalada marroquí y tajín de pollo.

Valle de Dades

DÍA 3

Después de desayunar, salimos hacía Todra Gorge y nuestra siguiente parada fue en una casa bereber dónde nos recibieron con té y nos enseñaron como tejían las alfombras y los diferentes tejidos que utilizaban. La verdad es que eran preciosas y la calidad era muy buena. No me pude llevar ninguna pero me quedé con las ganas.

Una vez hecha la visita nos dirigimos rumbo al desierto del Sáhara, más concretamente a las dunas de Merzouga. La verdad es que el viaje se hace pesado en el minibus, hacía mucho calor y son muchas horas en carretera, pero os aseguro que merece la pena ir hasta allí, además conocimos a una pareja de Valencia que gracias a ellos se nos hizo mucho más ameno el viaje.

Cuando llegamos conocimos a nuestro guía Bereber, Said, que nos llevó a montar en dromedario durante aproximadamente 1 hora y media. La experiencia fue alucinante, las dunas parecían de mentira, la arena era preciosa y se respiraba una magia y una paz increíble. Íbamos dirección a las jaimas, que son una especie de tiendas de campaña, pero antes de llegar hicimos una pequeña parada y Said nos llevó a lo alto de las dunas para ver la caída del sol. Era increíble la paz y la tranquilidad que se respiraba allí y lo bonito que se veía el atardecer.

Llegamos a las jaimas, nos instalamos junto al grupo, nos dieron té moruno y cenamos en medio del desierto. La comida que nos hicieron estaba super rica, cenamos una especie de ensalada de arroz y tajín de pollo y verduras, después los guías comenzaron a tocar los tambores, a bailar y a cantar y fue muy divertido. Las instalaciones estaban bastante bien teniendo en cuenta que estábamos en medio de la nada. Había una zona de letrina y lavabo y cada uno tenía su jaima, pero todo el grupo decidió sacar los colchones fuera y dormir al aire libre.

DÍA 4

Al día siguiente nos levantamos a las 4:30 de la mañana para ver el amanecer mientras volvíamos montando en dromedario hacía el pueblo de Merzouga. Dormimos sólo 3 horas pero mereció mucho la pena ver como el sol se asomaba por las dunas. La verdad es que no tengo palabras para describir ese momento, sin duda uno de los más bonitos que he visto en mi vida. Estuvimos otra hora y media paseando en dromedario por el desierto hacía el pueblo y fuimos a un hotel dónde nos dieron de desayunar y pudimos asearnos tranquilamente. Después volvimos a subir al minibus y nos dirigimos hacía Marrakech directamente. Fue el día más cansado, el viaje se hizo largo, fueron unas 10 horas de trayecto con varias paradas para descansar y para comer. En una de esas paradas que hicimos había una cooperativa de mujeres que se dedicaban a hacer productos con aceite de argán, así que aproveché y me compré un sérum para el pelo con aceite de argán y de coco. No sé si conocéis sus propiedades, pero es un excelente regenerante celular, evita el envejecimiento y es muy hidratante y nutriente, así que si vais a Marruecos no olvidéis comprarlo. Eso sí, mirad que sea aceite puro 100%.

Llegamos sobre las 19:00 a Marrakech así que ese día estuvimos cenando cerca de la Plaza del Yamaa el Fna dando una vuelta por allí y viendo los espectáculos que había por la noche.

DÍA 5

Ese día aprovechamos para hacer turismo por toda la ciudad. Nos levantamos muy temprano y fuimos al Palacio Bahía, la entrada nos costó 1€ a cada uno y es muy recomendable entrar. Si dudáis entre el Palacio Badi o el Palacio Bahía sin duda os recomiendo este último. Los mosaicos de los techos, de los suelos y de las paredes eran espectaculares. Además está muy bien conservado y es bastante grande.

Palacio Bahía

En Marrakech también podéis encontrar varios jardines para visitar dónde hay variedad de flores, cactus, plantas y palmeras. El más famoso es el Jardín de Majorelle, que se encuentra fuera del centro histórico, en la parte nueva, pero yo sin duda os recomiendo que visitéis El Jardín Secreto. Se encuentra cerca de la Plaza de las Especias y para mi gusto es más bonito que el otro, además está recientemente reformado y es un sitio muy tranquilo. No es especialmente grande pero merece la pena verlo y la entrada es más barata que el Jardín de Majorelle, son 50 dirhams, unos 4€. Hicimos unas fotos preciosas que os dejo a continuación para que las veáis. Además si os apetece tomar un café, justo en frente del jardín tenéis un sitio que se llama Café Arabic, dónde tienen una terraza muy tranquila y podéis disfrutar de las vistas mientras tomáis un buen café.

Mezquita Mouassine

Esa misma tarde aprovechamos y fuimos a dar un paseo por la Medina, dónde hicimos algunas compras, pasamos por la Plaza de las Especias y por el barrio judío. Hay gente que dedica un día sólo a comprar porque podéis encontrar auténticos chollazos y variedad de cosas. Eso sí, armaros de paciencia porque las compras se hacen largas por el famoso regateo. Les gusta regatear por todo, es más si no lo haces puede que se enfaden, por eso quiero daros algunos consejos básicos que me comentaron y que fui aprendiendo allí.

¿CÓMO REGATEAR?

  • Ve con las ideas claras de lo que buscas. Te aconsejo que te hagas una lista mental o en papel para saber que quieres comprar y no vayas a por lo que caiga. Además calcula cuánto quieres gastarte más o menos por cada cosa.
  • Siempre que vas a comprar te van a decir de primeras un precio muy alto, a veces exagerado. Lo ideal es que tu primera respuesta sea un precio exagerado también pero por lo bajo y así siempre poder subir hasta llegar a tu objetivo, pero nunca bajes del precio inicial que dijiste, eso no les gusta.
  • Que no te vean dudar. Tienes que calcular rápidamente cuánto te gastarías y estar seguro/a de tus respuestas.
  • Si al final te decides a regatear es porque estás dispuesto a comprar. No regatees por jugar porque no queda muy bien. Si no te convence el precio que te dicen porque es demasiado siempre puedes decir que no e irte, es una técnica muy buena porque casi siempre que te estás yendo te suelen llamar para hacerte una oferta más baja.

Hasta aquí mi experiencia en este viaje. Al día siguiente fuimos por la mañana al Hotel la Mamounia, que es uno de los más bonitos y lujosos que he visto, a hacer una sesión de fotos que os las enseñaré en el siguiente post. Después nos fuimos al aeropuerto y cogimos el vuelo a Madrid.

Haciendo un resumen de todo, diría que fue genial a grandes rasgos, sobretodo repetiría sin duda el viaje al desierto. Es un sitio mágico que todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida, a mi me encantaría volver a hacer una ruta en quat o en 4×4,. Debe ser alucinante! En Marrakech me gustó lo diferente que es todo, la cultura, la vida allí, etc… en general son gente muy amable y muy hospitalaria pero si tengo que poner una pega es que son algo agresivos a la hora de vender. Se puede hacer pesado el ir por la calle porque intentan enseñarte muchas cosas para venderte, incluso si te ven perdido y que quieres llegar a un sitio te ayudan y te guían pero a cambio de propina. Por lo tanto muchas veces no sabes si lo hacen por interés o por amabilidad. Sin embargo, en la zona del desierto, los bereberes son gente mucho más tranquila, no te piden nada, al revés te dan y la mentalidad es diferente.

Por último os voy a dar unos consejos a rasgos generales que creo que son importantes y os pueden servir si decidís visitar este país.

CONSEJOS

  • Nunca bebáis agua del grifo. Siempre agua embotellada, incluso tened cuidado no tragarla cuando os laváis los dientes. Acordaos que tampoco nada de hielo.
  • Casi todos saben hablar español o lo chapurrean, por lo tanto si no sabéis inglés o francés os podéis mover perfectamente por la zona.
  • Os aconsejo que os compréis unos geles antibacterianos de manos y os los echéis antes de comer cualquier cosa.
  • Aceptan euros, sobretodo en Marrakech o en ciudades grandes. Si vais a pueblos pequeños o al desierto mejor pagar en dirhams.
  • Hay muchísimos turistas, sobretodo en las zonas más concurridas. No percibí poca seguridad, pero es mejor evitar salir muy de noche y no ir por los callejones perdidos.
  • Tened siempre monedas pequeñas en el bolsillo para dar propinas a gente que te ayuda o a niños.
  • Os aconsejo que si queréis usar allí internet compréis una tarjeta de Orange. La cobertura es buena y salía bien de precio. Pagué 5€ por 5Gb que además me sobraron. Se lo podéis comentar al dueño del Riad y que os diga dónde comprarla o en la misma Plaza del Yamaa el Fna hay sitios para adquirirla.

Espero que os haya gustado el post y el viaje. Si tenéis alguna duda o queréis comentarme algo más no dudéis en decídmelo en comentarios. Besos

Mi viaje a París

Hello chicos! Por fin os traigo el post del viaje a París. Era un viaje que tenía muchas ganas de hacer y la verdad es que no me defraudó. Fuimos 3 días y medio y es verdad que no pudimos verlo todo, pero conseguimos organizarnos de tal manera que nos dio tiempo a ver muchas cosas. En este post a parte de mis fotos preferidas del viaje os voy a contar varias anécdotas y consejos por si tenéis la oportunidad de ir.

Llegamos sobre las 14:00 al aeropuerto y el día estaba bastante gris, creía que nos iba a caer el chaparrón del quince pero al final el tiempo nos respetó. Fuimos a comer al primer sitio que pillamos porque teníamos mucha hambre y ese fue un error del que aprendimos, porque ya me advirtieron que París es muy caro para comer, pero no me imaginé que tanto. El menú a priori no estaba mal, 15 euros por persona en una especie de “italiano”. La comida no es que fuese la pera, se notaba que era pizza congelada y yo me comí unos macarrones con tomate normalitos. El problema vino en la bebida, ¡dos Coca-Colas nos costaron 13,50 euros!. A partir de ahí optamos por comida rápida, hamburguesas kebabs, etc… Así que tener si queréis ir en plan turismo y no gastaros mucho en comida, buscad sitios de comida rápida o supermercados, ya que venden muchas cosas para llevar. Luego si algún día queréis daros un homenaje y comer bien buscad un buen restaurante para disfrutar de la comida francesa, uno de los más espectaculares es Le Ciel de París.

Nuestro hotel estaba muy cerca del Arco del Triunfo y aprovechamos para subir y ver las vistas. Mucha gente no sabe que se puede subir, y en mi opinión las vistas son incluso mejores que desde la Torre Eiffel, ya que para mi gusto lo bonito de París es que se vean los tejados típicos y la Torre Eiffel de fondo. Además si tenéis menos de 26 años la entrada es gratuita.

Vistas desde el Arco del Triunfo

Uno de los barrios más encantadores y bohemios de París es Montmartre, conocido como el barrio de los pintores. Lo mejor es perderse por sus calles para conocer su verdadera esencia y descubrir tiendas y rincones especiales. Paseamos por unas calles preciosas y llenas de encanto y nos encontramos entre ellas maravillas como la Maison Rose, Le Moulin de la Galette o la Place du Terte, famosa por los pintores que exponen sus obras al aire libre Esa zona también es conocida por los diferentes cabarets, entre ellos el famoso Moulin Rouge. Os recomiendo subir a Basílica del Sagrado Corazón,  son muchísimos escalones pero las vistas merecen la pena. A nosotros nos pilló un día de niebla y no se apreciaba todo París ni siquiera se veía la Torre Eiffel, pero aún así las vistas eran increíbles.

Vistas desde la Basílica del Sagrado Corazón

Una de las cosas que más me gustó fue pasear por toda la ciudad y ver las calles con luces de Navidad, las tiendas con los famosos edificios y los tejados de París y las cafeterías típicas con los toldos rojos. Os aconsejo que os toméis un café en una de ellas como un auténtico parisino y disfrutéis de las vistas. Ir paseando por el Sena y pasar por los puentes que recorren el río es también una experiencia muy recomendable. Los más bonitos son el Puente de Alejandro III, El Puente Nuevo, el primero construido en la ciudad y el Puente de las Artes, famoso por los candados que dejaban los enamorados, pero se retiraron en 2015 porque comenzó a pesar demasiado, aún así la gente se las ha ingeniado para poner los candados en otras partes del puente como en las farolas. Podéis hacer el recorrido del río a pie o en barca, además a un precio muy asequible e incluso tienen restaurante dentro!

Una visita obligatoria en París es el Museo del Louvre, uno de los más importantes del mundo. Si vais pocos días como yo tenéis que tener en cuenta que es enorme y hay muchas colas, por lo tanto tardaréis un día entero en verlo todo. Nosotros optamos por verlo por fuera, que también es precioso y muy aconsejable, ya que sino no nos daba tiempo a ver lo demás. Disfrutamos también de un agradable paseo por los Jardines de las Tullerías, que resultan una parada obligatoria por su excelente ubicación, uniendo el Museo del Louvre con la Plaza de la Concordia.

Uno de los símbolos indiscutibles de París que hay que ver de forma obligada es la famosa Torre Eiffel. Me sorprendió mucho en persona por su gran tamaño y la altura que tiene, aunque como os comenté antes no subí, pero seguro que tiene que impresionar estar ahí arriba. Os aconsejo verla de día y de noche, porque por la noche de vez en cuando hacen un espectáculo de luces y es precioso. Además si queréis hacer la foto con la Torre Eiffel de fondo el punto exacto es en la Plaza del Trocadero, junto a las escaleras. 😉

Y como no, ir a París y no visitar Disneyland, pues allí que fuimos. Ir en Navidad fue una buenísima idea porque todo estaba decorado precioso lleno de luces. El castillo fue lo más espectacular, sobre todo el espectáculo final, ya que estaba dedicado a las películas Disney de toda la vida como El Rey León, La Sirenita, La Bella y la Bestia, etc.. y me hizo recordar mi niñez. Además me comí unos macarons, que son unos dulces muy típicos de allí y si vais a París tenéis que probarlos!.

Por último, ya que esto también es un blog de moda, quiero hablar un poco de los looks que llevé. Quería ir cómoda y calentita pero a la vez hacer un guiño a París con las boinas y los gorros. El resultado me gustó bastante y además creo que conjuntaba a la perfección con el ambiente. El secreto fue llevarme varios complementos como gorras, bufandas y gorros, e ir variando, y así parecen looks totalmente diferentes.

Espero que os haya gustado el resultado y comentarme si habéis estado en París y que fue lo que más os gustó.

Besos ♥

Mi viaje a Italia: Milán y Lago Di Garda

Hola a todos! ¿Qué tal os va el verano? Hoy tengo un post diferente a lo que normalmente os enseño, esta vez quiero enseñaros fotos de mi viaje de este verano, un viaje soñado dónde descubrí sitios maravillosos que no conocía y sitios conocidos que me encantó redescubrir.

No sé si ya visteis en mi Instagram (@albamoonblog) que el destino fue Italia. Teníamos tanto mi chico como yo muchas ganas de hacer este viaje y queríamos hacer un tour por nuestra cuenta comenzando por Milán y terminando por Roma, la parte sur la tengo pendiente para otro año, espero que pronto!

Aterrizamos en Milán, la verdad es que si soy sincera de esta ciudad en cuanto a turismo no tenía muchas esperanzas, lo más importante el típico Duomo (¿Qué blogger no tiene una foto ahí?), que es impresionantemente grande y bonito, y la Galería Vittorio Emanuele II, dónde están las tiendas de lujo y puedes creerte “Pretty Woman” por un día. Luego me enteré que a parte de esto tiene más por descubrir como  el Castillo Sforzesco o la Última cena de Leonardo Da Vinci, pero no llegué a verlo.

En cuanto a moda si que es un referente, es una de las capitales de la moda y la Fashion Week de Milán tiene mucha importancia y eso se nota al ir por la calle, el streetstyle de la ciudad es muy inspirador y los milaneses tienen mucho estilo vistiendo! Además es imprescindible ver las típicas tiendas, Versace, Gucci, Prada, etc.. que se encuentran en la Galería Vittorio Emanuele porque son increíbles.

Parada obligatoria también en Cioccolati Italiani y tomar un gelato mientras das una vuelta contemplando las calles de Milán. Además si queréis daros un caprichito os recomiendo ir a las azoteas que hay en la plaza del Duomo mientras te tomas algo y contemplas las maravillosas vistas de la catedral y la galería, eso sí, esas vistas salen caras, me tomé la Coca-Cola más cara de mi vida pero merece la pena sólo por verlo!

 

Después de comer nos dirigimos rumbo al Lago Di Garda, el más grande de Italia, situado a 30 minutos de Milán. Esa zona del norte es preciosa! Si vais a Milán tenéis que pasar por allí a verla porque merece la pena. Me encantó la tranquilidad, además de que está todo cuidado al detalle y es precioso.

El Lago di Garda es una pasada, justo llegamos para disfrutar del atardecer y pudimos hacer fotones como estos que os enseño abajo, además hasta había un ambarcadero y la foto de Instagram no podía faltar! jaja Si queréis hacer turismo por allí os recomiendo ir al Castillo Scaligero y si podéis entrar y subir a las torres mejor, porque hay unas vistas increíbles del lago, también si os gusta la historia romana están las cuevas de Catulo, son ruinas romanas espectaculares y con el lago de fondo es una preciosidad, yo me quedé con ganas de entrar porque ese día estaba cerrado!

 

 

 

 

 

 

Por último fuimos a la playa de Jamaica, una mini playa en el lago con chiringuito y todo! Se llama así porque recuerda a las playas de allí con el agua cristalina y cubría muy poquito, además el paisaje era alucinante y  el día acompañaba.

 

 

Espero que os haya gustado y estar atentos porque próximamente os contaré más sobre los siguientes destinos…
Si habéis visitado alguno de estos sitios ponérmelo en los comentarios y decirme que os parece este tipo de post y si queréis seguir viendo más
Un besazo ♥
Vestido/Dress: Zara
Shorts: Zara
Camisa: H&M

 

Santorini: Isla griega en azul y blanco

Hola a todos! ¿Cómo estáis? Hoy os traigo el último post de mi viaje a las Islas Griegas, nada más y nada menos que Santorini, la joya de las Cycladas. Debido a su situación geológica (colgada sobre un acantilado con vistas al mar y a la isla formada por lava volcánica) tiene una belleza única y unas vistas espectaculares. Para subir al pueblo desde el puerto había que ir en burro o en teleférico, pero merece la pena para apreciar esas maravillosas vistas. Es una isla tranquila, llena de paz y de calma y cuidada al detalle al igual que Mykonos, cada rincón es único.

Las fotos están tomadas desde un mirador donde se aprecia a la izquierda el pueblo y a la derecha el mar con la isla volcánica de fondo. Después fuimos a una azotea dónde se veía muy bien la forma de la isla, a la izquierda va descendiendo lentamente hasta llegar al mar y allí es dónde se encuentran las playas de arena oscura, y a la derecha el acantilado rocoso.

Espero que os gusten las fotos! ♥